Aunque parezca que la vida natural se ha detenido con la bajada de temperaturas, la verdad es que las plantas se están preparando para volver a brotar con fuerza a partir del mes de abril.

Y enero es el momento adecuado para hacer unos trabajos imprescindibles en la finca:

Los trabajos de poda de invierno

Ahora toca afinar los sarmientos que dejamos a un palmo de largo, dejarlos más cortos para que tengan las yemas que queremos que asomen en la siguiente brotación. Y es un trabajo de precisión, no puede haber ni una más ni una menos. 

Y también en estos meses de enero y febrero tenemos que seguir mirando al cielo porque al estar nuestro viñedo a casi 1.000 metros de altitud, en la Sierra de Aitana, todos los años nos caen al menos dos nevadas.

Y cuando nieva… durante varios días después no se puede trabajar.

cepas y pinos al sol

Marzo es quizás el mes más tranquilo, las cepas están podadas y duermen pacíficamente. No obstante hay que seguir trabajando, ahora toca repasar los palos y los cables de las espalderas.

En nuestro próximo post os contaremos qué pasa en estos meses en la bodega…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s