Si sois aficionados al vino y lo consumís con cierta frecuencia, es muy posible que alguna vez os hayáis encontrado con un vino cuyo olor os recordaba al del cartón mojado, en lugar de trasladaros a campos de violetas o a bosques de moras y arándanos. Seguro que la boca también era plana y te daba la sensación de estar degustando corcho.

Me temo que os habéis encontrado con vino contaminado con TCA.

El TCA o Tricoloroanisol, también conocido como la “enfermedad del corcho” es un defecto que afecta a un 5% del total del vino embotellado en el mundo, sin distinción de calidad, origen o precio. Es decir, te lo puedes encontrar tanto en vinos caros como en los más asequibles.

¿Cómo se origina? Se trata de un proceso químico ocasionado por unas moléculas que se encuentran en el alcornoque (el árbol del que procede el corcho) entre otros lugares, al tratar de sobrevivir. Esto quiere decir que cualquier botella cuyo cierre se realice con corcho, es susceptible de ser contaminada por dichas moléculas.

La solución sería sencilla si se decidiera prescindir del cierre con corcho pero el corcho aporta muchos beneficios al vino, particularmente a los vinos de crianza, como son los vinos de Mas de Sella.

Así que nos planteamos la guerra contra el TCA.

Empezamos una búsqueda exhaustiva de métodos anti-TCA y tras analizar las diferentes alternativas que nos ofrecía el mercado, nos decidimos por la tecnología NDtech, patentada por la empresa corchera líder mundial Amorim.

Amorim nos presentó NDtech, una tecnología de análisis individualizado de control de calidad, concebida para los tapones de corcho natural, capaz de garantizar el primer tapón de corcho natural del mundo con TCA no detectable*.

Vinos con tapones Amorim
La familia de Mas de Sella con sus tapones con tecnología TCA NDtech

Este novedoso avance ofrece lo mejor de dos mundos. Nosotros, como productores de vino, podemos disfrutar del uso del corcho natural, el mejor guardián del vino, con un nivel de control de calidad sin precedentes que elimina, eficazmente, el riesgo de transferencia al corcho, de manera que si existiera algún resto de TCA en él, éste no superaría el umbral de los 0,5 nanogramos/litro*, es decir, es indetectable por el olfato y gusto, y permite un pleno disfrute del vino.

Y nuestros consumidores tienen la garantía de que el corcho no va a ser impedimento para una degustación 100% satisfactoria de los vinos de Mas de Sella.

Por ello y desde el año 2015, comenzamos la incorporación de los tapones de corcho Amorim con tecnología NDtech en todos nuestros vinos, porque no queremos que ni una sola de nuestras botellas, de cualquiera de nuestros tres vinos, arruine la experiencia de disfrutar plenamente de un buen vino, nuestro motor y principal objetivo, la razón por la que nos decidimos a elaborar vino de calidad.

La aplicación de esta tecnología de última generación para el embotellado, es otra de nuestras apuestas por la calidad de nuestros vinos, unas apuestas que empiezan en nuestra finca, con una defensa a ultranza de la biodiversidad que redunda en una calidad óptima de nuestras uvas, pero que no puede terminar aquí.

Puesto que continúa siguiendo un estricto manual de buenas prácticas en bodega que garantice una elaboración realizada con mimo y respeto por la singularidad de cada añada y culmina con la elección del corcho más sano para nuestros vinos.

Éste es nuestro compromiso, un compromiso con la calidad alimentaria y la calidad de nuestros vinos con el objetivo único e ineludible de excedernos en lo que nuestros clientes esperan de nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s